top of page

Oooooh, blanca Navidad

¿Otro concierto? ¿Tan pronto? Pues sí, así que espero que os quedarais con ganas de más tras el anterior porque no hay tregua para un músico, lo que no ha sido tan pronto ha sido la reseña, pero ya sabéis, vacaciones, bloqueo creativo (creo que los escritores lo llaman así) y, siendo sinceros, me daba algo de vergüenza tardar tanto, pero ya que tardé tanto en terminar esto pensé que sería buena idea terminarlo justo con la vuelta a los ensayos.


Cómo todos podréis suponer, tanto por las fechas como por el título, el concierto era de temática navideña, pero no nos gusta limitarnos, así que el programa no iba a ser monográfico, por mucho que nos gusten los villancicos y los valses queríamos añadir un poco de variedad y color a la mezcla, bueno, he dicho programa, pero en realidad no había tal cosa, porque el concierto era sorpresa, como los regalos.

Teníamos poco tiempo, así que tocó trabajar duro
Alguno tiene gadgets muy chulos, así da gusto ensayar
Uno de nuestros carteles trabajó demasiado duro

Y no era la única sorpresa del concierto, porque no podíamos hacer un concierto normal (¿Alguna vez lo hemos hecho?), escondidos entre los músicos conseguimos introducir ciertos elementos más bien poco serios para animar la velada, pero totalmente temáticos, una lástima que nadie hiciera fotos, vale, hicieron fotos, pero esta parte la tenía escrita antes de que me las mandaran, así que aquí tenemos algunas.


Justo antes del inicio (antes teníamos más espacio)
El tradicional afinado antes del concierto
Sigue la ronda de afinación
"Este no es mi instrumento"
Concentración máxima
Duelo de miradas, se intuye la rivalidad
Feliz por estrenar el nuevo piano (del que no hay fotos)
Unos pequeños adornos
"¿Me queda bien esto?"
Confieso que no sé cómo acabé agarrando la trompeta así
Un toque festivo para el concierto
¿No creéis que el filtro en blanco y negro le da un toque especial?

Sí, estáis viendo bien, quien dirige no es nuestro querido e infatigable director y no, no hemos conseguido acabar con él, a pesar de los intentos de algunos, pero este año se nos ocurrió la idea de tener un “director de reserva” (o varios) ¿Por qué? Bueno, debo confesar que no lo entiendo, después de ver lo que hemos hecho sufrir a nuestro pobre director que alguien quiera someterse a lo mismo, aunque debo decir que visto en perspectiva parece que lo pasaron bien.


Lo bueno de dirigir un solo con tu hermano es que puedes practicar en casa
Que sí, que no es del concierto sino del ensayo, pero hay más luz en esta

Aunque no pudieron estar todos, exámenes, trabajo, estudios, ya os podéis imaginar los motivos, pero os aseguro que ninguno tuvo un ataque de pánico antes del concierto, al menos uno tan grave como para no poder asistir (sí, tú sabes a quién le estoy hablando), pero no os preocupéis, sabemos que volverán para el próximo concierto estaremos de nuevo al completo, o conciertos, porque lo próximo que viene es Semana Santa, un periodo del año muy importante para cualquier banda sinfónica (sí, ya sé que se usa demasiado esta frase, pero es que es cierto), pero de momento podéis recordar el concierto aquí.



Como despedida no puedo cerrar esto sin desearle los mejores deseos a nuestro último oboe, que se marcha de España a estudiar fuera, ha estado poco con nosotros, pero espero que haya sido una experiencia divertida, no sé qué les hacemos que no nos duran nada los oboes, pero bueno, algún día conseguiremos que nos duren más de dos conciertos, aunque siempre tendremos nuestras puertas abiertas a los que ya han estado con nosotros, por cierto ¿Alguien conoce algún oboe libre?

48 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page